La apuesta de honor se cobra su primera víctima

Selfi en una jornada de trabajo / Hect Anyway

Hola Internet,

la apuesta de honor se ha cobrado su primera víctima. Llevo dos semanas de trabajo más o menos diario. La dinámica es la siguiente: dormir muy poco, levantarse muy pronto (07.30 horas) y ponerse a escribir hasta que haya que irse al sitio donde intercambio tiempo por dinero para pagar cosas necesarias e imprescindibles.

Tengo que confesar que no lo he hecho todos los días pero cuando ha sido así (tres días en dos semanas de enero) he compensado dedicándole el doble de tiempo al día siguiente (más o menos). Un día, además, hice una jornada intensiva en la que trabajé desde las 20.00 horas hasta las 02.00 horas (con un parón para la cena en base a galletas saladas, leche con cacao en polvo y mucha cafeína). A la mañana siguiente me puse a  trabajar de nuevo de 07.30 horas a 09.15 horas. ¡Todo un logro (me digo a mí mismo)!

En esa heroica jornada me acompañó, durante todo el tiempo y más, mi rival en esta apuesta, que en la foto fuma la pipa de la creatividad. En la imagen, salgo yo a la izquierda con la cabeza en llamas y los ojos con chiribitas. ¿Y cuál es la primera víctima os preguntaréis? La primera víctima es sin duda el sentido del ridículo y la decencia, tal como queda reflejado en esta ya histórica instantánea. A pesar de esto, la apuesta sigue en pie.

Fecha límite: 15-03-2015.

Atentamente,

Hect

4 comentarios
  1. César Mir
    César Mir Dice:

    Como el ridículo y la decencia solo afecta a quien los sufre, creo que es una pérdida deseable y asumible.

    Mi pipa y mi tupé molan un montón. Punto.

    Nota: mensaje eliminado para una corrección.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *