Estación Oscura (Cuento de Brumalia 4/5)

Lala, detalle / Ilustración de Iria Abella


-La pasiensia del vigilio… es una bonita frase pero un poco difísil de pronunsiar. Pero no me cambies de tema, hay una cosa que me preocupa -añadió Lala, incrédula- si los espectros están enserrados, ¿por qué sigue habiendo una Estasión Oscura? 

-¿Seguro que lo quieres saber? Creo que ya has tenido mucho miedo por hoy, pequeñaja.
Lala cerró un ojo y le sacó la lengua.
-¡Claro que sí… que quiero saberlo!
Nono se giró de repente hacia la niña y dijo con voz tenebrosa:
-Se cuenta que los espíritus siguen guardando la copia perdida de las llaves y con ellas invaden la Tierra el tiempo que dura la paciencia del vigilio mayor. Y así, tanto si gusta como si no -añadió Nono, usando el clásico cierre de los cuentos populares- la historia terminó. 
 
-Uy… ¿entonses en la Estasión Oscura sigue habiendo espíritus por aquí?
Nono la miró sonriente y con mirada pícara, imitando el movimiento del cuello de las palomas. Era una renacuaja listísima y revoltosa. Su melena del color del atardecer, sus pecas a juego y sus ojos vivarachos… la hacían, además, encantadora, como una muñeca de porcelana pero sin la parte delicada y ñoña.
-No me vas a contestar… -concluyó Lala triste. Conocía de sobras esa expresión. – Pues, vale, pero una cosa, el cuento es muy bonito y da un poco de miedo, sobre todo al prinsipio y al final, pero… -aquí intentó medir sus palabras- aún no sé por qué vamos a casa de Mara y Cramer a comer pastel de carne con un árbol en miniatura. 
 
-Bueno, el pastel de carne tiene que ver con que en la antiguedad se tenían que sacrificar los animales sí o sí porque se morían con el frío del invierno. 
 
-Pobresitos…
-El árbol representa que aunque la vida parezca estar inmersa en la oscuridad sin fin, la naturaleza sobrevive. Por eso hay que mantenerlo vivo durante el tiempo que dura la paciencia del vigilio. ¡Es un árbol que representa la vida y por eso se conoce como El Árbol de la Existencia! 
 
-Eso es presioso Nono… cuando quieres cuentas historias con mucha intensidad -dijo Lala, adulando a su mentora. 
 
Nono la miró con desconfianza.



Primer capítulo de ‘Cuento de Brumalia’
Segundo capítulo de ‘Cuento de Brumalia’
Tercer capítulo de ‘Cuento de Brumalia’
Cuarto capítulo de ‘Cuento de Brumalia’
Quinto capítulo de ‘Cuento de Brumalia’

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *