Anatomía de un gamusino

Detalle de una ilustración de Alex Femenías

Fragmento del capítulo dedicado a operaciones en animales semicorpóreos del ‘Vademécum de cirugía paranimal’

Entrada de Teria Reimund, decana de la Línea de Verges (primera persona en tratar a un gamusino)

Los gamusinos son criaturas formadas en gran parte por viento y oscuridad. Esto es cierto, pero en contra de lo que se creyó durante años de estudios infructuosos y leyendas con poco fundamento, se ha comprobado que poseen una parte física que clínicamente debe tratarse, principalmente, como si se estudiase, en su mayor medida, a un mamífero de tamaño medio.

Aun sabiendo esto, su particular fisonomía complica en gran parte su exploración clínica, ya que, aunque un gamusino pueda ser visto con claridad por ojos expertos, se manifiesta como un borrón negro de límites indefinidos. Así pues, solo mediante un examen físico segmentario -y no a través de la mera observación- se puede descubrir su verdadera naturaleza física.

Por otro lado, debe destacarse que si quisiera defenderse, o tan solo juguetear, el gamusino tiene la habilidad de engañar al ojo humano con ilusiones ópticas, pudiendo aparentar una mayor o menor envergadura, inventar formas o incluso crear ilusiones de teletransportación. Por esto, para afrontar un hipotético examen anatómico de un gamusino, el veterinario debería valerse en gran parte del sentido del tacto e ignorar la vista.

Ahora, pasaremos a detallar de manera breve las principales características de su anatomía. Debe hacerse notar que este es el primer estudio que se hace en un gamusino vivo (o muerto) del que se tiene constancia y por lo tanto no se puede comparar con otros ejemplares. Además del interés clínico, la intención de este estudio es la de servir para que futuras investigaciones puedan llevar al noble arte de la veterinaria a un nuevo escalón de conocimiento.

Cabeza:

Su cabeza es similar a la de los gatos, salvo por el pico y los grandes y fulgurantes ojos. Posee orejas pequeñas y redondas.  Debe reseñarse que en algunas investigacones de campo se han descrito ejemplares de gamusino con la testa similar a la de un ave rapaz. A estas alturas, no puede saberse si esto es debido a su capacidad de generar ilusiones ópticas o si esos gamusinos son especies biológicas diferentes a la actualmente analizada. En todos los casos, los ojos se detallan de manera similar. Dejo aquí la que hizo Jean Augus, exploradora del siglo pasado a la que se le atribuye la primera descripción de estos seres:

Aquella nada que atacó la expedición, aquella sombra volátil con esferas ígneas por ojos; era una figura infinita que ora cubría toda la noche, ora era un preciso cuchillo homicida

Cuello:

Corto.

Tronco:

Parecido al de un mamífero, aunque diversas partes del mismo recuerdan a los segmentos encontrados en escarabajos, como el protórax, placas exoesqueléticas inclusive. En el abdomen también repite estas peculiaridades.

Extremidades:

Posee cuatro patas que acaban en pezuñas. De nuevo, a través de diversos estudios de campo se ha puesto de manifiesto la presencia de garras alargadas en vez de pezuñas.

Posee dos alas cartilaginosas, que recuerdan a las de los murciélagos. Nacen de las vértebras torácicas. Este es un extremo en el que coinciden la mayoría de estudios y observaciones.

Posee una cola similar a la del escorpión. Otra vez aquí, hay grandes divergencias entre los investigadores. Se ha asegurado haber visto desde colas similares a las de los lagartos, a colas emplumadas o, incluso, se han descrito gamusinos con multitud de colas.

Glándulas calíginas (hipótesis)

Posiblemente, las glándulas calíginas estén repartidas por todo el cuerpo de la criatura; desde la cabeza, hasta las extremidades. Serían las encargadas de sintetizar y secretar viento y oscuridad, aunque este extremo requiere un estudio más profundo.

Sugerencia para la Magistratura

Si se quiere plantear seriamente su uso como arma en futuros conflictos, debe dotarse una partida presupuestaria para este efecto, independiente de la destinada a la CIL.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *